Objetivo casi alcanzado
⬅Volver
Wiperblades

La calidad vale la pena –

CONVINCENTE ACCIÓN DE LIMPIEZA

Con las escobillas limpiaparabrisas HELLA, usted mismo notará la diferencia ya que, gracias al revestimiento de grafito de su goma, se reduce notablemente la fricción en la zona de contacto entre la escobilla y el cristal. La función de barrido de la escobilla se produce de manera muy homogénea y silenciosa, lo que conlleva un mínimo desgaste que, a su vez, redunda en una vida útil más larga.

La sustitución de las escobillas se realiza rápidamente, tanto con las escobillas convencionales como con las que no llevan articulaciones: Gracias al sistema EASYCHANGE de HELLA solamente necesitará unos pocos minutos y un par de maniobras para cambiar las escobillas y así podrá volver a disfrutar en la carretera de una buena visibilidad. En sólo unos pocos pasos se lleva a cabo el cambio de escobillas gracias al adaptador premontado, indicado para cada tipo de vehículo, que se incluye en el envase. ¡Más fácil es imposible!

Las escobillas tradicionales de HELLA convencen por su perfecta acción de limpieza hasta el último uso, así como por la extraordinaria y robusta estructura que le proporciona su marco de acero macizo. El adaptador que se suministra conjuntamente permite sustituir las escobillas del vehículo en pocos pasos. Sin embargo, las innovadoras escobillas sin articulaciones nada tienen que envidiarles, ya que su precisa lámina flexible y el aerodinámico diseño de su pestaña consiguen repartir la presión sobre el cristal de manera uniforme con el fin de conseguir una buena visibilidad. Una ventaja más: Los molestos ruidos del viento quedan reducidos a la mínima expresión gracias a su geometría, pensada para minimizar el ruido y las corrientes de agua. Los nuevos modelos de automóvil, y también los más antiguos, pueden reequiparse sin problemas con las escobillas sin articulaciones. En el envase se incluye el adaptador necesario para cada brazo de escobilla.